El asma en jóvenes de hogares granjeros operados por hispanos

Asma en jovenes

Mayo es el mes de la concientización sobre el asma, así que este es el momento perfecto para hablar del asma en los jóvenes que residen en granjas operadas por hispanos. De los más de 14 millones de personas con asma en los Estados Unidos, los así llamados jóvenes de hogares granjeros forman un grupo muy especifico que incluye a todos los jóvenes entre las edades de 0 y 19 años que residen en granjas, ya sea que trabajen o no. En el año 2000 había un estimado de 18,000 de estos jóvenes, de los cuales:


 Refresquémonos un poco la memoria respecto al asma:
  • 1,300 habían sido diagnosticados con asma (72 de cada mil).
  • 250 necesitaron atención médica a causa del asma (14 de cada mil).
  • 403 tuvieron por lo menos un ataque el año anterior mientras trabajaban en la granja (50 de cada mil).
  • La tasa de prevalencia de asma más alta se observó en los jóvenes entre las edades de 16-19 años.

Datos

Síntomas

Desencadenantes

Es la enfermedad crónica más común en la niñez.

Tos frecuente.

Ejercicio, especialmente correr.

Más de 5 millones de niños la tienen.

Sibilancia.

Infecciones respiratorias.

Nueve de cada 100 niños tiene asma.

Infecciones respiratorias como resfriados y gripe.

Alergias.

Escolares con asma faltan a la escuela más de 14 millones de días al año.

Presión en el pecho.

Irritantes como el humo de cigarrillo, emanaciones, ácaros, caspa animal, cucarachas, moho, polen, olores fuertes.

El asma infantil ha aumentado drásticamente en las últimas tres décadas.

Dificultad al respirar.

Clima, especialmente el aire frio.

 

Tos frecuente en las noches.

Tensión emocional o excitación.

 

Tos después de llorar, reír, o cualquier esfuerzo físico.

 

 

Aparte de los factores desencadenantes mencionados arriba, los padres o responsables de jóvenes de hogares granjeros operados por hispanos deben estar al tanto de otros irritantes que se encuentran en las granjas, tales como humo de madera, fertilizantes, polen de cultivos y de las malezas, y químicos, al igual que las áreas abundantes en moho, por ejemplo instalaciones de forraje y almacenamiento. Educarse a sí mismos y a los jóvenes es la mejor manera de evitar ataques de asma. Es necesario por tanto:

  • Identificar los desencadenantes para poder evitarlos.
  • Limitar las actividades al aire libre cuando haya altos niveles de polen y contaminación en el aire.
  • Mantener a los niños asmáticos lejos de áreas de cultivo abundantes en irritantes de moho, por ejemplo sitios de almacenamiento, áreas de trabajo de mezcla de forrajes, heno, etc.
  • No utilizar una estufa para quemar madera, calentadores de queroseno o chimenea.
  • Educar a los jóvenes para que sepan cómo manejar el asma.
  • Asegurarse que familia, amigos y maestros sepan que hacer en caso de un ataque de asma.
  • Trabajar con un medico con la meta de reducir el asma.
  • Visitar a un doctor cada seis meses.
  • Saber que las inyecciones para alergias pueden reducir los ataques de asma.
  • Asegurarse que los niños tomen la medicina para el asma cuando y como se debe.
  • Contar con un kit pediátrico para el manejo del asma.